La boda I ( reedición)

Las bodas permanecen; el tiempo cambia.

Su rostro resplandecía, como nunca antes había brillado, la mañana de su boda; una sonrisa amplia, tan abierta que las muelas más recónditas no ocultaban la felicidad del momento, sobretodo al oír los agasajos de las vecinas casamenteras, que aún esperaban su oportunidad. Nunca la habían visto tan lozana que, al exteriorizar la sonrisa sus labios carnosos y tocados con un lápiz rudimentario de color magenta, descubrían su feliz momento; sus pechos de juvenil turgencia parecían desbordar el corsé del traje de novia; sus amigas acariciaban los rollizos muslos que el vestido blanco satinado de las nupcias se resistía a ocultar. Y además, algunas de las novicias, más atrevidas, al aproximar sus mejillas a la altura del vientre virgen de la novia, entornaban sus ojos hacia ella al percibir la aroma de cálida pasión que se desprendía entre las íntimas entretelas, de sabor a mar y a huerta.

Todos los elogios parecían oscurecerse tras el velo de la envidia inevitable, pues eran conscientes de que el tiempo transcurría sin piedad, y la inagotable paciencia de la llegada de un mancebo oportuno no parecía tener fin… ( Continuará I)

Publicado por juanrico

Retired SE English master in Spain. Interested in all current matters. Can use English Spanish Portuguese Italian and French. Would like to get in touch with users of any language above. Concerned in the defense of western values against uncivilized communities disrispectful with Freedom and Human Rights for religion token.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: